domingo, enero 20, 2008

" EL DIA QUE DECIDI ABRI LOS OJOS”

Hola, soy una madrileña, conocí a un vallisoletano de Medina de Rioseco, me case hace dos años y me vine a vivir aquí con él.

Soy una gran amante de los animales, los respeto y adoro. Al venir de una ciudad, mi mentalidad es diferente, y no he tenido mas remedio que adaptarme y luchar contra corriente para poder “sobrevivir” en este entorno.

Respecto al mundo de los galgos, bueno, había oído hablar de ello pero realmente no conocía la problemática y me he dado de frente con ella.

Aquí, prácticamente en todas las familias hay galgueros, y es muy fácil escuchar o que te cuenten historias macabras hacia los galgos que ponen los pelos de punta. El malvivir que llevan es normal, aquí el galgo ni tan siquiera tiene valor como perro, es algo totalmente inferior, un simple instrumento de caza de usar y tirar que no merece ni una caricia.

Ante estos horrores me he encontrado sola, nadando contracorriente, huyendo, tapándome los oídos…hasta que dije BASTA YA !!!!!!!!!.

Un día, una galguita, preciosa, negra, que llevaba ya 3 meses dando vueltas por aquí, me pidió ayuda. Se me cruzo cuando iba con el coche, pare y decidí que ya no pasaría mas tiempo dando vueltas. “Inexplicablemente” se dejo coger. Después llego el problema, me puse al teléfono y todo el mundo me cerraba las puertas. Estaba realmente desesperada, no sabia que hacer, hasta que di con un angelito que me tendió su mano. Marta nos ayudó, a Nika y a mi, me hablo de SOSGALGOS y de que como trabajabais, no me lo pensé dos veces, me hice socia y ahora ayudo en todo lo que esta en mis manos

Esta situación me ha hecho conocer a gente maravillosa. Pensé que aquí estaba sola, pero no, encontré mi mayor apoyo en esto, Fefi; nos ayudamos en los rescates y nos apoyamos psicologicamente luchando contracorriente. Marta; que nos esta enseñando mucho, sobretodo a ser fuertes y tirar, porque es muy duro vivir en un entorno así, sobretodo cuando adoras a estos animalitos.

Desde entonces mi concepto ha cambiado, decidí que era mucho mejor ser activa sufriendo que pasiva, porque la recompensa es enorme. Pensé que no iba a poder con esto, porque estamos en la boca del lobo, pero somos fuertes y no podemos cerrar los ojos ante lo que ocurre delante de nosotros.

Yo sola no puedo cambiar este horrible mundo, pero mi granito de arena se une al gran montón que estamos consiguiendo entre todos.

Hay que acabar con esta barbarie, espero que las administraciones hagan algo algún día. Mientras yo tratare de sacar del infierno a unos pocos, y a cada uno que rescato les guardo un huequito en mi corazón, y aun quedan muchos por llenar.

Esta carta la escribo sobretodo para darles las gracias a mi “jefa” Marta y mi compañera de batalla, Fefi, por toda su ayuda prestada.

Un saludo. Talía

3 comentarios:

-LiRi- dijo...

menos mal que hay gente como tu y toda la de sosgalgos, el trabajo de anna y todos los colaboradores es grandioso, asi como el todas las personas que trabajan en refugios y fundaciones.
El esfuerzo no es vano.
¡seguid asi!

laurajaynew dijo...

Ole tu y todos los q están a tu lado!!!! ojalá hubiera más gente como tú que así habría alguna posibilidad de cambiar el mundo. ¡¡¡¡ANIMO!!!! hace más falta gente así, nuestro sueño de una vida digna para los galgos algún día se hará una realidad no perdais la fe.

Magda dijo...

Mi galga, junto con otro galgo llegaron a Esplugues,a finales de enero provinientes de Medina de Rioseco. Llegaron totalmente traumatizados, los dos. Incluso la galga en su primera adopción fue devuelta por el pavor que tenía a los hombres.

Después de 5 años han cambiado pero siguen sin dejarse tocar por la gente.

Quiero ir un día por Medina de Rioseco, donde sin duda mi galguita corrió como una loca tras las liebres pues se nota que ha cazado. Sin embargo el temor de ver galgos utilizados como objetos me vence. Y aún más encontrar algún pariente de ella.

De todas formas, cada vez somos más.