miércoles, enero 13, 2010

CHEYENE, UN GALGO MUY ESPECIAL


Este es el texto que nos envia Mercedes, cuya familia acoge a Cheyen desde hace dos meses, gracias Mercedes y Carmen:

La principal característica de Cheyén es su simpatía. Está esperando que le digas algo para enseguida acercarse a ti y apoyar su morrete para que le acaricies la cabeza. Entonces se queda quietecito con los ojos cerrados para que le des su ración de caricias.
Por la calle siempre va pendiente de quien le puede decir algo para acercarse. No es asustadizo, lo único que si otro perrete le huele demasiado, se incomoda un poco y empieza a lloriquear y a poner su patas delanteras en mis hombros, pero con un “no” enseguida se baja. No es para nada agresivo ni con otros perros ni con las personas, todo lo contrario.
En los paseos es muy obediente, aprende fácilmente las órdenes que le des. Siempre que vamos a cruzar la calle y nos paramos en el borde de la acera, a la orden de “quieto” se queda parado hasta que le dices “vamos”; y así cruzar la calle; es tan dócil que camina junto a ti, no tira nada de su correa lo pueden llevar niños y ancianos. De vuelta a casa siempre espera a que le des su chuche.
En casa es un cielo: le encantan los niños, y estar donde tú estés, es dócil, limpio, le puedes acariciar mientras está comiendo o incluso quitar su plato de comida que no muestra ningún signo de enfado, se queda quieto mirándote hasta que le devuelves su plato y si le estás acariciando mientras come, deja de comer para que continúes con los mimos, y cuando terminas vuelve a su comida. Puede convivir perfectamente con otros perros.
Nunca ha hecho nada en casa. No coge ni rompe nada, y siempre sus necesidades las ha hecho fuera de casa, es muy limpio. Al principio de quedarse solo en casa mostraba ansiedad por separación; pero que poco a poco le va disminuyendo, la compañía de mi otra galguita le tranquiliza, por eso tener otro “compi” le vendría muy bien para no sentirse del todo solito.
A pesar de que le falte la visión total en su ojo derecho y tenga poca visión en su ojo izquierdo es como cualquier otro perro. Tanto en la calle como en casa se maneja de maravilla; no necesita ningún tipo de ayuda, se vale por sí mismo; para todo es autosuficiente, está tomando una medicación, unas cápsulas llamadas “Nutrof”, una al día, para ayudarle a mantener su visión del ojo izquierdo.
Solamente por su bondad y simpatía no hay que dejar que esta pequeña discapacidad que tiene sirva para echarse para atrás a la hora de adoptarle, sino todo lo contrario.
Puedes hacer con él lo que quieras: cuanto más le achuches y le estrujes te va a demostrar que eso es lo único que quiere, acercándote su morrito y cerrando sus ojitos para que no dejes de acariciarle.

No hay comentarios: