domingo, marzo 29, 2009

Una vez finalizada la temporada de caza, así es como encuentran a los galgos en Kimba


No hay calificativo adecuado para llamar a las alimañas que utilizan a estos pobres galgos y como premio por su fidelidad, los matan sin piedad.

Una vez realizado el acto de crueldad, siguen su rito sádico de dejarlo en el muro de una protectora (el lugar donde saben que más daño hacen a las personas).

No sabemos si éste pobre animal fue metido aun con vida en el saco y allí murió agonizando, ya que lo dejaron en el muro del refugio Kimba, pero en un sitio difícil de ver por los voluntarios.


No tenemos la menor duda de que los enfermos que hacen esto a un animal, pueden hacer daño a cualquier persona, no tienen sentimientos y son auténticos asesinos.






2 comentarios:

Raquel dijo...

Que hijos de puta...

Garra dijo...

Desgraciadamente asi es la españa profunda...en vez de evolucionar invulociona.